Traición4.6 (11)

Traición
4.6 (11)

26 de octubre de 2021 4 Por Juan Aguilar
¡Haz clic para puntuar este artículo!
(Votos: 11 Promedio: 4.6)

Y al final, lo que habías presentido pero te negabas a creer, ocurrió, la traición llegó. Hace tiempo que las escamas te producían rechazo hacia ella, y sin embargo, entre la falta de certeza y de no crear desconfianza entre los demás, o simplemente el temor a que te hubieran tratado de celoso, no dijiste nada al resto de los vecinos.

Sientes no haber sido más atrevido y haber podido evitar el dolor, hasta los vecinos piensan en abandonar la comunidad. Algunos ya lo han hecho, la traición es lo que tiene, cuestiona lo dicho con anterioridad, y el uso que se le pudiera haber dado.

Apareciste un día, rompiendo la tranquilidad con la estridencia de tu perfume exagerado, y te fuiste revelando como una diletante del arte de la ficción. Mientras, el resto planchaba tranquilo, quitando arrugas a sus preocupaciones, halagando ese arte sin saber que en el fondo era una afición desmesurada por el ego.

Ay, vieja sirena, tratas de ocultar tu identidad pero hace tiempo que sé quién eres. Te veo a través del ojo, que tu centelleo no me ha podido tapar, en el espejo donde reflejas tu envidia. Una triste figura cargada de rencor escondida de la verdad, que vive en un mercado de ilusiones falsas, vendiendo abalorios de brillos lacados.

Tan loada fuiste que te hizo sentirte cómoda, pero como en la fábula del escorpión y la tortuga, tu disfraz se desprendió quebrándose, y nuestra dependencia hacia ti, creada con esos logros tantas veces publicados y que habías construido tan astutamente, se desvaneció.

Lo que en su día fue ingravidez, mudó hoy en pesada condena, desmoronándose a trozos y ahora solo puedes huir a través de un lago helado, que se va resquebrajando a tu paso. Tranquila, nadie te persigue, lo que ves tan solo son espaldas. Tu traición ha sido con nosotros, mañana será con los que ahora te acompañan, no puedes evitarlo.

#relatosdecocina

#masrelatosdecocina