¿Volver a la normalidad?

¿Volver a la normalidad?

7 abril, 2020 8 Por Juan Aguilar
¡Haz clic para puntuar este artículo!
(Votos: 9 Promedio: 4.8)

Volver a la normalidad es el paradigma de la superación de esta situación. Cuando volvamos a la normalidad, la nueva esperanza de la sociedad, la meta como nación. Hay que empezar a preparar al país para cuando esto acabe, y regresemos a la normalidad.

Pero, ¿a que normalidad hay que volver? ¿A la que más de una cuarta parte de la población estaba en riesgo de pobreza o exclusión? ¿O la de que 1 de cada 3 niños y niñas estaban en la misma situación? ¿Esa en que miles de personas encadenan trabajos temporales sin seguridad de continuación? ¿En la que muchos ni siquiera ganan lo suficiente para salir de la pobreza? O simplemente no consiguen un trabajo digno. ¿Por qué no aprovechar la coyuntura para cambiar de sistema? Un sistema más diversificado, con contrataciones justas, sin desequilibrios agraviantes, donde la competitividad no cabalgue con espuelas a lomos de los contratados.

¿A la normalidad de la sanidad carente, la de la educación con oportunidades diferentes, en la que hay que rogar para poder acceder a una ayuda a la dependencia?. Muchos ni llegan a conseguirla. ¿En la que sobran los viejos, como decía aquel ministro japonés? Por cierto, no tan joven. ¿En la que desahucian a gente sin darles otras opciones? ¿En la que se prefiere rescatar a las grandes empresas que a la ciudadanía? ¿Y si invertimos en nosotros, en mejorar nuestro bienestar?

Si se quiere subvencionar al comercio, a la industria, etc., ¿no sería el momento de plantearse una renta básica universal? Sería una forma de subvencionar indirectamente, ¿acaso alguien con 700€ se dedicaría a especular? ¿No lo consumiría en esos sectores que se pretenden ayudar? Ya conozco el argumento, «nadie querría trabajar», pero ¿con esos 700€ ya te conformarías? ¡Ole tú! Creo que tan solo podría asegurar una garantía mínima. Además habría que saber que entiende por trabajo cada uno.

¿Una normalidad en la que puedes comerte un kiwi todos los días, que viene del otro lado del mundo? ¡Qué más da! Con lo bien que regula el estómago. ¿O naranjas de Sudáfrica? Como aquí no hay… ¿En la que se deforestan bosques para alimentar un ganado cada vez más extenso, y más tratado, con un impacto brutal en la generación de gases de efecto invernadero? Alguno dirá: «ya está aquí el ecologeta», simplemente un dato, cada año mueren 7 millones de personas por su culpa. «Esto es ir en contra del progreso«, dirá el mismo. ¿Progreso? ¿Avanzar hacia el precipicio? ¿Acaso no hay otras opciones?

¿Esa normalidad en la que la gente se sube a un avión para pasar un fin de semana en otro país, como si se fuera al pueblo, o simplemente ver un concierto? ¿En la que se venden barrios para explotarlos turísticamente echando a sus gentes? ¿O esa en la que te acusan de cochefobo si quieres respirar un aire mejor? Hay algunas gracias que… ¿En la que hay consumir como si no hubiera un mañana? A este paso no lo habrá. ¿En la que se impone «La tragedia de los comunes«?

En definitiva, ¿a la normalidad que nos ha traído hasta aquí? ¿Esa que se le llena la boca con un gran oxímoron: «Crecimiento sostenible»? Pues no, yo no quiero volver a esa normalidad, porque esa normalidad es el problema.

Nota: He exagerado con los enlaces con la intención de que si alguien no estuviera de acuerdo, se dirija directamente a aquellos que me han mal influido.

#relatosdecocina

#masrelatosdecocina