Vecinos4.8 (5)

Vecinos
4.8 (5)

10 de mayo de 2022 0 Por Juan Aguilar
¡Haz clic para puntuar este artículo!
(Votos: 5 Promedio: 4.8)

Como cada mañana dos vecinos coinciden en la escalera, por el ejercicio, con un saludo a medio camino de la cortesía y el gruñido, todavía con el sueño enganchado a la razón. Salen a la misma hora, tal vez unos segundos de diferencia, la distancia en recorrer los escalones que separan el quinto del tercero. Cuando lleguen a la calle se despedirán con una sonrisa, ya más despejados.

Se conocen desde hace algunos años, llegaron casi al mismo tiempo al edificio, con sus parejas embarazadas, tal vez esa circunstancia, y la edad, les generó una afinidad que terminó en amistad.

Sus vidas se diferencian tan solo por circunstancias superfluas, vienen de distintas localidades y uno tiene un hijo más que el otro. Por lo demás ambos tienen los mismos estudios, hasta comparten afición por el mismo equipo de fútbol, el tipo de comida a domicilio, los sueños de vivir en un adosado de las afueras con un coche eléctrico en el garaje, una casa en la playa y la canguro del primero.

Son jóvenes, preparados y con hambre de comerse el mundo. Trabajan en distintas empresas, en lugares distintos. Uno directivo de una empresa de seguros, el otro directivo de una de seguridad. Ambos viven de los miedos de la gente.

Se reúnen casi cada semana, en casa de uno, de otro o salen fuera sin niños, hasta han pensado en irse de vacaciones juntos. Hablan de colegios, deportes, escapadas de fin de semana y otros temas que no les obliguen a mostrarse.

Hace unos días uno de ellos vio estupefacto al otro aparentemente amartelado en un restaurante con un hombre, y ese se percató que le había visto. No se atrevieron a saludarse.

A pesar de ello los vecinos siguen con su vida normal, sus familias, sus encuentros, sus pequeños viajes de un día, esforzándose en esquivar el tema.

#relatosdecocina

#masrelatosdecocina