Una copa de vino

Una copa de vino

24 de noviembre de 2020 2 Por Juan Aguilar
¡Haz clic para puntuar este artículo!
(Votos: 7 Promedio: 5)

Pongo música tranquila, alcanzo una copa de vino que acabo de servir, y me siento con las luces apagadas. Tan solo dejo una tenue luz que se refleja en la lámina escarlata que agito suavemente, dejando una lágrima en la superficie de la jaula de cristal que encierra una promesa de placer.

Acerco la nariz al recipiente para embeberme del aroma que desprende el líquido color burdeos, sangre de la tierra, milagro de la transformación. Aromas que evocan bosques en otoño, jardines en primavera, huertas desbordadas de frutos, paredes de montañas rezumando humedad o praderas recién segadas. Que recuerdan la espera en la tahona, el ordeño en la vaquería, o a mis hermanas coloreando sus uñas.

…dejando una lágrima en la superficie de la jaula de cristal que encierra una promesa de placer.

Me acerco la copa de vino, tomo un sorbo cerrando los ojos, y dejo sentir el caldo inundando de sabores el paladar, la fresca acidez, esos pequeños matices dulces y salados, para terminar en un agradable amargor, que permanece mientras cálidamente desciende por la garganta, expeliendo sutiles vapores que buscan su escape nasal.

Un sorbo que deja el recuerdo de años oculto, envejeciendo en la sombra, en silencio, entre maderas extranjeras, sin prisas. Un viaje que empieza en una vetusta y retorcida mata, sobre una tierra, como ese arbusto, que aparenta faltarle la vida, casi yerma. Que sin embargo, con un toque de humedad, rebrota, llenándose de hojas que ayudarán a producir unas pequeñas frutas, cápsulas que crecerán encerrando la luz del sol.

…permanece mientras cálidamente desciende por la garganta, expeliendo sutiles vapores…

Esas pequeñas burbujas, cargadas de azúcares, prensadas, reducidas a un zumo, y con mucha espera, producirán este elixir que me caldea por dentro, llenando de gozo un momento, que pide más tiempo.

Me sirvo una nueva copa de vino, y la mente busca otro camino, mientras el cuerpo se amolda a este deleite.

#relatosdecocina

#masrelatosdecocina