Sangre

Sangre

28 de septiembre de 2021 2 Por Juan Aguilar
¡Haz clic para puntuar este artículo!
(Votos: 6 Promedio: 5)

Un cerco de sangre aflora a través de la camisa rasgada, tiñéndola de un rojo brillante que se va apagando mientras se expande. Toda la ira descargada en un momento. La sorpresa se refleja en una mirada desorbitada y enrojecida.

El temor de uno a perder la vida se contagia al otro transformado en miedo por lo hecho. En sus ojos se refleja el pánico que provoca la consciencia abriéndose paso. Las emociones se alteran sin encontrar un sentido.

Un cuerpo se derrumba, ya sin fuerzas, mientras se aferra al otro en un último intento de retener su último soplo, pero no hay transfusión de vida posible y termina por claudicar.

Con el acero en la mano, goteando la savia de una existencia, trata de permanecer en un mundo oculto tras las cortinas de una realidad rechazada. Pero el vértigo de la razón va avanzando entre los escollos de un odio sobrevenido, innecesario, amargo, para alcanzar un sentimiento ya vano, estéril, inútil, el del arrepentimiento.

La vida queda en un charco espeso de sangre que se expande por el suelo, hasta alcanzarle los zapatos. La mirada sigue el progreso de un final, manteniéndole adherido a una escena en la que se ve intermitentemente como protagonista. No se atreve a preguntarse, no hay respuestas con lógica.

Se niega a aceptar lo ocurrido, no puede admitir haberse dejado llevar y perder el control. Tal vez nunca lo tuvo, o ese cuchillo no debió estar allí, o no debiera haberle provocado, o… En la búsqueda de la justificación algo dentro se rompe, por un momento la idea de acabar con todo se cruza, pero el recuerdo del momento pasado se pierde difuminado en la intrascendencia del tiempo. Se aleja mientras unas huellas de sangre oscura y opaca le siguen.

El sendero hacia la locura tiene muchas paradas.

#relatosdecocina

#masrelatosdecocina