Resistiendo

Resistiendo

10 de noviembre de 2020 0 Por Juan Aguilar
¡Haz clic para puntuar este artículo!
(Votos: 5 Promedio: 5)

Sola, empapada, zarandeada, resistiendo al viento, la lluvia y con la carga responsable de ser la última de las suyas. Han pasado semanas de aquel vestido verde que tanto esfuerzo derrochó en ajustar mientras crecía. Ya cambió al mortecino ocre con el que anunció su agotamiento, y ahora viste este estampado amarillo angustiado.

El frío la atere, arañando los mimbres de su determinación, pero sigue tercamente agarrada, aferrándose, sin querer saber, a un tiempo que se va perdiendo, a un destino por venir, sobrepasada ya la vida.

aferrándose, … a un tiempo que se va perdiendo, a un destino por venir…

Abajo sus hermanas, tendidas como una desvanecida y derrotada alfombra, que parece echada por ahorrarse el esfuerzo de guardarla, cubre el suelo de un poco de envidia y mucho orgullo de clan.

…una desvanecida y derrotada alfombra, …cubre el suelo de un poco de envidia y mucho orgullo…

Toda una vida juntas. Unas nacieron antes otras crecieron más, pero todas idénticas en la esencia, con sus vestidos verdes, jugando, cómplices del viento, a insinuar voces, a proyectar sus sombras donde ahora yacen. Y ahora animando a su hermana con sus últimos y débiles alientos. ¡Resiste! Le susurran, pues ya no pueden gritar.

Ella, que aprendió sin guías, ni vidas anteriormente surcadas, permanece, simuladamente enhiesta, contracorriente, marcando personalidad, con el empeño fijo, una roca frente a la marea en apariencia. Por dentro rompiéndose, sacando fuerza del último nervio, perdiendo el color y algún pedazo. Es consciente de ser el hito de una historia sin memoria, pero esta vez podría cambiar.

…sacando fuerza del último nervio…consciente de ser el hito de una historia sin memoria…

La tormenta arrecia, sin tregua. No parece que pueda aguantar mucho más. Pero ahí está esa obstinada hoja, sola, desafiante, resistiendo.

#relatosdecocina

#masrelatosdecocina