Ocultos

Ocultos

19 de enero de 2021 2 Por Juan Aguilar
¡Haz clic para puntuar este artículo!
(Votos: 9 Promedio: 5)

Salgo a la calle y me cruzo con gestos ocultos, miradas enmarcadas, asomadas a barreras de papel o tela, sin otro juego que el de cejas, pupilas y, algunos, de orejas, indicando que siguen ahí. Cuesta distinguirse tras la pluralidad de formas y colores, unas combinadas otras no, con banderas, estampadas, negras o las clásicas del azul desvaído.

Me observan con detalle, hasta atisbo rechazo, incluso pavor. Pienso que deben trasladar sus miedos examinando más allá de lo habitual, manteniendo los ojos en escaneo constante, calculando distancias, recriminando silenciosamente actitudes infractoras de la norma.

Nos seguimos oteando en una especie de desafío, incluso esos que las llevan resbalando sobre la nariz, mostrando unos toscos pelos sobre un cerco húmedo, que puede haber sido provocado por la respiración, o no. O aquellos ocultos tras esas mascarillas descolocadas, con la goma cedida, sin saber estar, sin la más mínima educación cívica, provocando nuevos tics al ser colocadas, que probablemente sustituyan al acostumbrado hurgado nasal.

Paso por una terraza, todos están a lo suyo, con las caretas protegiendo los codos, en equilibrio desde una oreja, descansando despeluchadas en los bolsillos, o simplemente yaciendo tiradas en la mesa del bar, junto a una taza de café o una cerveza.

Veo venir hacia mi la actitud sin duda más provocadora, acarreando esa especializada en ocultar la papada, mientras apretada en los labios muere una pava amarilla, restos de un cigarro mal liado. Me sonríe torcido como si me hubiera reconocido. Molesto, cambio de acera para encontrarme con uno que en un alarde de chulería, deja asomar un palillo entre las gomas ya cedidas.

Salgo apretando el paso y con aversión de esta zona llena de insumisos sociales. Tan solo quiero llegar a la tienda por la que salí. Ahí está, miro en el escaparate y sigue el libro que buscaba. Dentro me perece ver cierta agitación, me alejo un poco de la luna y con horror contemplo mi reflejo: ¡¿La mascarilla?!

#relatosdecocina

#masrelatosdecocina