No más

No más

15 de diciembre de 2020 0 Por Juan Aguilar
¡Haz clic para puntuar este artículo!
(Votos: 6 Promedio: 5)

No más. Se despide, con una sonrisa vidriada, de los vecinos que ya no verá como compañeros en el comercio, y que a partir de ahora tan solo visitará con un nexo cada vez más atenuado. Tantas mañanas coincidiendo en la apertura ruidosa de las persianas metálicas, comentando el tiempo, las fiestas, la salud propia o de allegados. Entretejiendo las relaciones con pequeños favores, apoyo en las desgracias y entusiasmo en las alegrías.

Va rellenando las últimas cajas repletas de restos de ilusiones sin cumplir. Han sido muchos años en los que la rutina, unas veces mejor llevada que otras, ha permeado en su identidad, mimetizando persona y oficio.

Se detiene y eleva los ojos para concentrar la mirada en pequeñas huellas de su paso por ese local. El desconchón mal enlucido del primer agujero para colgar un cuadro traído, con pena, de su casa.

La mancha de vino, que nunca salió, de la fiesta del tercer aniversario. El rincón del escaparate que le costó rellenar, cambiando la decoración constantemente, y que luego se convirtió en punto de atracción y expectativa para conocer el siguiente cambio. Fragmentos de su paso que terminarán por desprenderse y desaparecer de su memoria.

Con un acopio de sentir espartano disimula su congoja. Por dentro nota como el alma le abandona dejando un hueco donde se va acomodando la sensación de fracaso. Y sale con una nueva caja sintiendo como la observan, con ojos de desesperanza, cualquiera puede ser el próximo.

Sin prisas, con paso arrastrado y el corazón desgalichado, transporta cada uno de los bultos cargados de sobras al vehículo que la sacará de su vida anterior, para llevarla no sabe a dónde.

Sube, mira por el retrovisor el montón apelotonado de recuerdos sin suceder, que ocupan el maletero. Un suspiro intentando no dejarse llevar por un instante, cansada de tantos. Ya no más se dice alentando una convicción escondida. Pone el motor en marcha, toca aprender sin destinos, ni vidas anteriormente surcadas.

#relatosdecocina

#masrelatosdecocina