Impasible

Impasible

1 de junio de 2021 0 Por Juan Aguilar
¡Haz clic para puntuar este artículo!
(Votos: 4 Promedio: 5)

Navega con apariencia impasible, pero sin dejar de observar las reacciones de otros peces de su envergadura. Campa por su territorio buscando atemorizados pequeños crustáceos sabedores de figurar en su dieta, deshaciendo bancos de parrochas por puro placer, removiendo fondos con la cola sin estrategia, tan solo para molestar a los menores en tamaño.

Es tiempo de aguas más cálidas y el instinto le aproxima a tratar de seducir a alguna de su especie, que en carácter y costumbres no se diferencia mucho de él. Ve pasar un banco de atunes, grandes, magníficos, pero distintos. En su complejo de unidad de medida y como un Procusto cualquiera, critica en alto y con despecho sus diferencias, bajando el tono cuando los ve aproximarse. Son más grandes pero van adocenados, más rápidos pero sin rumbo, más esbeltos pero… Prosigue, desde una distancia prudente, en sus juicios de reprobación hacia los que son más pequeños, aquí sin ceder en el volumen y vehemencia de su perorata.

No para en su denostar hacia los diferentes para regocijo de la hembra, que se deja encandilar ante un macho tan dominante. Al final consiente en una cópula rápida y violenta. Tras ella, agotados de si mismos, abandonan la escena enmarañada cada uno por su lado. Ella se pierde entre la arena todavía en suspensión tras el frenesí, el mero sigue navegando impasible, acosando pequeños crustáceos, estorbando por antojo la acompasada evolución de las bandadas de sardinas, emborronando el fondo.

Pasará mucho tiempo hasta que vuelva a fanfarronear y galantear a otra de su especie, si es que ocurre, mientras sigue en su bravuconería, huyendo de los grandes, persiguiendo a los más pequeños, troquelando la opinión sobre el resto con las medidas de su corto entendimiento, hasta caer en las redes de alguien que lo aprecie por lo que es.

#relatosdecocina

#masrelatosdecocina