Esperando correo

Esperando correo

29 octubre, 2019 0 Por Juan Aguilar

Sin noticias, una vez más

Con frecuencia perdemos tiempo y emociones, esperando correo, esperando una noticia o un simple comentario de alguien que corrobore que, por un momento, haya pensado en nosotros o que simplemente conteste a una duda, aun sin haber preguntado.

Miramos ávidos el buzón (bendito Correos) la bandeja de entrada del correo electrónico, el chat (Whatsapp, Telegram, Messenger o cualquier otro nuevo que haya surgido), incluso las saturadas redes sociales.

Consentimos que el espacio se vaya cubriendo de vacíos mientras nuestra ilusión se llena de bruma. Aplazamos las decisiones por miedo a errar, a patinar, a que no se comparta lo que pretendemos. Dejamos ir la existencia construyendo historias sin atrevernos a comprobar sus fundamentos, tan solo por rellenar las expectativas y no desesperar.

Dejamos que se filtren los instantes en el espejismo de una esperanza, que aguarda un indicio de que nuestro desvelo sea importante para alguien más. Se malgasta vida llenando el hueco de la espera, esperando una noticia.

Dejamos ir la existencia construyendo historias sin atrevernos a comprobar sus fundamentos…

Y así transcurre el devenir de nuestro paso, llevando vidas aceleradas casi sin moverse, perseverando en deseos, en imaginar lo que puede ser, como comprar lotería sin fecha de sorteo. Acumulando desesperanzas, postergando alegrías, consumiendo existencia, suspirando por una noticia, por una carta en el buzón, por un email en la bandeja de entrada o por un triste mensaje en el móvil.

En ocasiones puede ser conveniente esperar, abreviar situaciones puede ser contraproducente. Pero hay que ser conscientes de que cada momento que pasa ya no vuelve, y que si no viene lo que se espera, se debería ir a por ello, sin forzar las situaciones, pero sin demorar necesidades, sin dejar que la corteza te envuelva y te aparte, que se enraíce la comodidad. Puede que sea mejor que escribas tú.

#relatosdecocina

#masrelatosdecocina