El relato

El relato

22 de junio de 2021 0 Por Juan Aguilar
¡Haz clic para puntuar este artículo!
(Votos: 7 Promedio: 5)

Una vez más observaba aquella página en blanco donde debía estar plasmado el relato con el que cumplir su compromiso. Desde el día en que perdió las gafas, y lo vio todo claro, no podía dejar de atormentarse cada vez que miraba alrededor y observaba todas aquellas palabras correteando, saltando con osadía por los muebles, escapando a sus fútiles intentos por atraparlas. ¡Que rápidas son las condenadas! Se decía. Le angustiaba pensar en la fecha cada vez más cercana para entrega del escrito.

Le faltaban muchas frases para terminar y ahí estaban, esquivas, sin dejarse agarrar y colocarse en aquel maldito papel vacío que le miraba con desprecio. Debía remediar pronto la situación. Recordó la horca que tenía para peinar los miedos y fue a por ella. Armado de la herramienta y el valor, persiguió a los escurridizos vocablos hasta los más sucios rincones, lanzando airadas estocadas de cuatro púas. Pero cada vez que ensartaba uno se deshacía en sus letras. Al cabo de un rato tenía el suelo perdido de caracteres boqueando en la agonía del sinsentido.

Ante aquella escabechina se horrorizó, y en un naciente arrepentimiento se le ocurrió arrinconar los retazos del holocausto con un abanico. Cuando tuvo un buen montón los metió en un saco. Entró a la casa, se dirigió a la pared donde, a modo de epitafio, escribió un funesto comienzo para el relato e impregnó de cola el resto de la pared. Metió la mano y sacó un puñado de letras que lanzó contra el espacio vacante. Así una y otra vez, con cuidado que no se apelotonaran, hasta que las tuvo todas pegadas. Le gustó la manera como se habían fijado. Se invitó a entrar, leyó lo que había escrito y no lo entendió, el relato era confuso pero le pareció gracioso.

#relatosdecocina

#masrelatosdecocina