Dónde habré dejado las…

Dónde habré dejado las…

19 noviembre, 2019 2 Por Juan Aguilar

¿De qué estaba hablando?

Dónde habré dejado las… Unas gafas no encontradas, una idea que desaparece, una frase a medio acabar sin intención, un aniversario sin celebrar… No, no es un fallo, una equivocación, una falta de atención, no. Es una más de las traidoras celadas tramadas por ese ser maligno llamado olvido.

Se divierte creando distracciones evitando que grabes ese momento en tu mente, haciéndote perder la concentración, dejando que caigas en sus garras, las garras del olvido.

Recorre acechado tu memoria, bordeando el ángulo muerto de tus recuerdos, hasta los más cercanos, confundiéndolos, embrollándolos, para luego entretenerse caotizando el desorden.

Recorre acechado memoria, bordeando el ángulo muerto de tus recuerdos

Cuando esa palabra no salga, aquél nombre se te haga esquivo, o no llegues al punto que esperabas, recuerda, si puedes, quién es el culpable. Ese perverso ser que se alimenta de tu devenir inconsciente, de las dañinas rutinas, de tus prisas… ¿De qué estaba hablando?…

¡Ah, sí! Cuídate, no actúa solo, le ayudan una miríada de pequeños sirvientes que bajo sus órdenes mueven las cosas de los sitios habituales, se comen lo que tenías guardado y te apetecía terminar, te cruzan objetos que habías guardado para que tropieces y caigas, te cambian de bolsillo las cosas, sabiendo cuál será el último en el que buscarás. Dónde habré dejado las…

Su propósito, aparte de su miserable diversión, es que vivas arrastrando la duda, hasta que realmente olvides por ti mismo y dejes de existir. Por desgracia no hay nada que hacer, siempre termina ganando.

Una vez más te advierto, no te descuides, mantente alerta, concéntrate en lo que hagas, ejercita la mente y no camines a oscuras. Porque él siempre está ahí, agazapado, esperando un descuido.

Y alguien dirá: ¡Yo no tengo miedo, me acuerdo de todo, no se me olvida nada! Tranquilo, te acaba de oír, ya viene a por ti.

#relatosdecocina

#masrelatosdecocina