Disfrutando

Disfrutando

9 de marzo de 2021 0 Por Juan Aguilar
¡Haz clic para puntuar este artículo!
(Votos: 6 Promedio: 4.8)

Estoy disfrutando de una fruta que ni siquiera sé cómo se llama, de echo no tenemos nombres para las cosas, tan solo ruidos guturales para comunicar cosas básicas. Un uuhg-uuhg significa que es bueno. Nótese el matiz de las dos ues, porque una sola u significa que bien que estoy o aquí estoy, o… A lo que iba, esta fruta dulce, jugosa, fresca, se merece un uhg-uhg-uhg.

Alguien puede pensar que si tengo capacidad de raciocinio, de distinguir lo bueno de lo malo, lo que apetece y lo que no no, debería poder poner un nombre a cada cosa, pero no, los chimpancés somos así. Elementales, gregarios, con pocas ganas de prosperar, tan solo de perdurar, y eso es inconsciente.

A pesar de esta postura aparentemente crítica, tengo que poner en valor que hemos aprendido mucho, usamos herramientas, cuidamos de nuestros heridos,… ¡¿Pero qué es ese escándalo?! Me acerco, molesto por la interrupción en mis divagaciones, al grupo, debo decir que acostumbro a alejarme, tal vez algo avergonzado de mis congéneres.

Ya veo, ha llegado una partida de caza y están haciendo alarde de su botín. Golpes de desafío simulado, gritos de triunfo tratando de resaltar sus hazañas, golpes en el pecho, en fin, una retahíla de gestos para demostrar su hombría. Lo de siempre, así no vamos a evolucionar.

Las crías están revolucionadas, y algunas, que ya estaba destetadas, han aprovechado el alborozo para desvincularse de sus madres, provocando su entrada en celo. ¡Lo que faltaba! Ahora las jactancias sexuales, pavoneándose y haciendo ostentación de su capacidad reproductiva. Lo que dije, muy básicos.

Paso de esta degradación, solo comer y procrear. No sé en qué momento pudimos aprender lo que sabemos. Me vuelvo a mi rincón, a reflexionar y a seguir disfrutando de mis uuhg-uuhg-uuhg, y que me llamen cuando pasemos al siguiente eslabón.

#relatosdecocina

#masrelatosdecocina